De la orina al sicariato ¿Dónde estamos?

Un recuerdo de Lima lo testimonio un extranjero de visita frecuente a esta capital quien expreso que “nunca olvidare que  mi memoria de Lima era el constante  olor a orina en las calles”.

Han pasado treinta años y la situación, indiscutiblemente, ha cambiado con la construcción de  baños públicos, bastante limpios e higiénicos y en otros casos, la proliferación de mercados, restaurantes y cafeterías con sus correspondientes  urinarios que permiten  al comensal y hasta al transeúnte utilizar este servicio a precio módico, pero todavía suelen verse personas orinando en las calles, como perros que marcan con el olor de la urea los límites de su propiedad.

Es un problema de cultura social, como en ciertos distritos donde proliferan los vertederos públicos o quienes venden alimentos en las calles sin ninguna condición higiénica.

Lima necesita convertirse en una ciudad limpia, con olores agradables  y sin contaminantes humanos.

El tema de la limpieza de la ciudad corresponde por ley a las municipalidades, pues ellas poseen sus propios transportes para recoger los desechos sólidos, sus nominas de trabajadores y deben crear políticas para evitar la acumulación de basuras, tan dañinas a la salud humana.

Lima Metropolitano, por ejemplo, produce diariamente más de 7 mil toneladas de residuos y cada habitante de esta populosa urbe genera 830 gramos de basura al día, lo cual es una contribución nada despreciable entre los mejores estándares de suciedad.

Crear conciencia entre los vecinos de la necesidad  no solo de clasificar la basura que se genera  con el propósito de su mejor uso industrial, sino lo más importante que es mantener limpio su entorno o hábitat. Si cada uno vela por su frente y por su entorno, cualquier campaña en torno a tan controvertido tema estaría garantizada.

Todavía, no obstante, pueden verse personas orinando en las paredes, arbustos  o escondidos tras las puertas de los autos, cuando podrían llegarse hasta el restaurante más cercano y pagar el uso del urinario.  Tales indolentes lo hacen frecuentemente tras la ingestión de bebidas alcohólicas, que se ha convertido en otro cáncer que lastra la sociedad.

Con harta frecuencia observo escenas semejantes. Incluso, no se cuidan del paso de menores de edad, sobre todo hembras. Y si te atreves a llamarles la atención sobre tan irresponsable e impúdico proceder, se ofenden como si le hubieras mentado la madre y quieren agredirte, lanzando palabras  que la ética y la buena costumbre me impiden reproducir en el texto.

¿Cómo podríamos autodefinirnos? ¿Se ha puesto usted a pensar en ello? ¿Tenemos una imagen definida de lo que somos y lo que deseamos ser?  Somos iguales o estamos disgregados de tantas maneras de comportamientos distintos que apenas podríamos llamarnos pueblo.

Todo se define en un concepto: cultura.

He aquí una lista de lo estimo son características del peruano.

-Devoción por la comida (orgullo por la cocina nacional y local. Desayunan verdaderos almuerzos y consumen más carne  de pollo que cualquier país del mundo.

-El ceviche y el futbol son los mayores emblemas del peruano, aunque el primero nos trae la paz y buena concordia, mientras el segundo  ha devenido  en  actos vandálicos.

-Poseen medios de difusión  excesivamente liberales y algunos resultan realmente nocivos para el país. Algunos programas televisivos  deberían desaparecer antes de causar daños irreversibles en  niños y jóvenes.

-Escasa  preocupación por el medio ambiente (parece como si ignoraran las grandes riquezas de este país y la necesidad de conservarlas)

-Los peruanos todo el tiempo se están quejando sin darse cuenta de lo afortunados que somos.

-Abuso sexual y maltrato a la mujer a limites ya intolerables.

-Un sicariato “barato” con integrantes muy jóvenes e incluso, menores de edad, lo que hace que el valor de la vida sea a nivel de muchos pueblos africanos.

Hay otros muchos, pero no debemos flagelarnos tanto, por eso de la llamada autoestima.

Vale.

Leave A Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *